Skip to main content

La fisioterapia desempeña un papel crucial en la rehabilitación de una fractura vertebral, ya que contribuye significativamente a la recuperación funcional y al alivio del dolor asociado con este tipo de lesiones.

Fractura vertebral por aplastamiento.

Aquí hay algunas razones fundamentales por las cuales la fisioterapia es recomendable en el tratamiento de una fractura vertebral:

  1. Alivio del dolor:
    • La fisioterapia puede ayudar a reducir el dolor asociado con una fractura vertebral mediante técnicas como la aplicación de calor, frío y terapia manual para aliviar la tensión muscular y mejorar la circulación sanguínea.
  2. Mejora de la movilidad y la función:
    • Los fisioterapeutas diseñan programas de ejercicios específicos para mejorar la movilidad de la columna vertebral y las extremidades afectadas. Esto ayuda a prevenir la rigidez y a restaurar la función normal.
  3. Prevención de complicaciones:
    • La inmovilización prolongada debido a una fractura vertebral puede dar lugar a complicaciones como la pérdida de masa muscular, la disminución de la densidad ósea y la atrofia. La fisioterapia ayuda a prevenir estas complicaciones al mantener la función muscular y promover la circulación sanguínea.
  4. Promoción de la postura adecuada:
    • La fisioterapia enseña técnicas y ejercicios para mejorar la postura, lo que es esencial para prevenir la carga adicional en la columna vertebral y facilitar la curación.
  5. Fortalecimiento muscular:
    • Se diseñan programas de ejercicios específicos para fortalecer los músculos que rodean la columna vertebral. Esto proporciona estabilidad y ayuda a prevenir futuras lesiones.
  6. Educación del paciente:
    • Los fisioterapeutas educan a los pacientes sobre las precauciones y ejercicios que deben realizar en casa. Esto empodera a los pacientes para que participen activamente en su proceso de recuperación.
  7. Mejora de la calidad de vida:
    • La fisioterapia no solo se centra en la recuperación física, sino también en el bienestar general del paciente. Contribuye a mejorar la calidad de vida al abordar aspectos físicos, emocionales y sociales de la rehabilitación.
  8. Adaptación a cambios posturales:
    • En casos de fracturas vertebrales que afectan la postura, la fisioterapia puede ayudar a los pacientes a adaptarse a estos cambios y minimizar el impacto negativo en la vida diaria.

En resumen, la fisioterapia desempeña un papel integral en la recuperación de una fractura vertebral al abordar el dolor, mejorar la movilidad, prevenir complicaciones y promover una recuperación completa y funcional. Es fundamental que la intervención fisioterapéutica sea personalizada según las necesidades específicas de cada paciente y se realice bajo la supervisión de profesionales especializados.

En Impuls Clínic disponemos de los mejores fisioterapeutas en Massamagrell para el abordaje de todo tipo de patologías musculoesqueléticas.

Puedes pedir cita aquí, o en el 621160146.